Sedes del Congreso y del Encuentro de Mujeres

Centre del Carme de Cultura Contemporània

El Real Monasterio de la Virgen del Carmen de Valencia se estableció en el año 1281 en el barrio de Roteros, situado fuera de las murallas árabes de la ciudad, al igual que otros conventos fundados tras la conquista cristiana, como los de San Domingo (1239), San Agustín (1250) y Saïdia (1268). El 1356, con la nueva muralla tardomedieval, queda dentro del perímetro urbano. Su importancia no admite duda, y no en vano al monasterio debe el nombre uno de los barrios más castizos y populares de la ciudad: el barrio del Carmen.

Tras varias rehabilitaciones y su uso como espacio expositivo, el Centro del Carmen emprende en 2.017 una nueva etapa como centro de cultura contemporánea con el objetivo de acoger un amplio abanico de lenguajes y prácticas artísticas representativas de la cultura actual como artes visuales, artes escénicas experimentales, performance, cine, música, arte sonoro, diseño, edición, libros … pero también integrar a otras ramas del pensamiento como la sociología, arquitectura, economía, derecho, urbanismo o medicina.

En esta nueva etapa el Centro del Carmen se da cabida también a iniciativas de la sociedad civil y del ámbito asociativo de la Comunidad Valenciana. El Centro del Carmen comta además con una programación educativa formada por talleres y otras experiencias artísticas que buscan abrir el espacio y acercar la cultura a todos los públicos, cualquiera que sea su condición social o franja de edad. Así, el Centro del Carmen es, desde noviembre de 2016, el primer centro de arte español, y por ahora, el único, a ofrecer una sala permanente para la primera infancia, de 0 a 3 años, llamada ‘ espacio de Telles ‘. De esta forma el Centro del Carmen se presenta como un centro dedicado a la cultura de nuestro tiempo, inclusivo, plural, abierto y con un modelo de gestión transparente.

Más información en la página web del Centro del Carme de Cultura Contemporània.

Museu Valencià d’Etnologia

El Centre Museístic La Beneficència es un edificio que ha tenido diferentes usos a lo largo de su historia. Empezó siendo un convento a principios del siglo XVI y fue Casa de la Beneficencia desde mediados del siglo XIX, donde se socorría y preparaba para el mundo laboral a huérfanos y mendigos.

Con la llegada de la democracia  se convierte en un centro museístico que alberga dos de los más importantes museos de la ciudad: el Museu de Prehistòria de València (fundado en 1927) y el Museu Valencià d’Etnologia (creado en 1983). En él también se localizan otras instituciones de la Diputació de València, la Institució Alfons el Magnànim y el Servici d’Assistència i Recursos Culturals (SARC).

La arquitectura del edificio brilla por la antigua capilla, actual salón de actos Alfons El Magnànim, sus patios y la vegetación que se mantiene.

Los visitantes encontrarán una tienda y una cafetería-restaurante que complementan este centro cultural y hacen de él un espacio privilegiado de cultura y ocio en pleno centro de la ciudad de València.

Más información en la página web del Centro Museístico La Beneficiencia.

Complex Esportiu-Cultural “La Petxina”

El antiguo Matadero Municipal, obra del arquitecto setabense Luis Ferreres Soler, empezó a construirse en 1898 y fue inaugurado en 1902. Por aquellos años, esta instalación se encontraba alejada del casco urbano, junto a lo que entonces se conocía como el cruce entre los caminos de Madrid y Tránsitos, y pegada a la acequia de Rovella de la que obtenía el agua necesaria para su funcionamiento.

Con una superficie de 12.875 metros cuadrados y situado entre el paseo de la Petxina y las calles Teruel y Pérez Galdós, junto al cauce del río Turia, el valor de esta construcción radica en la armonía que conforma todo el conjunto de edificios que la componen. Según destacan los arquitectos redactores del proyecto de rehabilitación del antiguo Matadero, Carlos Payá y Carlos Campos, “la construcción de estos edificios es una bella muestra de los postulados higienistas que a principios del siglo XX se imponían en las grandes obras públicas emprendidas en Valencia”. Así mismo, señalan que “la finalidad industrial del inmuebles hizo que su diseño se adecuara a las necesidades de uso, aunque sin renunciar a una sencilla decoración en la que se ensalza los materiales con los que fue construido”. Con todo ello, el Matadero Municipal de Valencia se constituyó como un brillante ejemplo de edificio público e industrial.

Después de varias formas, como la que se produjo en el año 1957 tras los graves desperfectos ocasionados por la riada, el Matadero Municipal empezó a ser absorbido por el crecimiento de la ciudad y, en 1969, una vez consolidado su entorno urbano, fue cerrado y trasladado.

Actualmente, tras la rehabilitación que se ha inaugurado en mayo de 2003, el edificio acoge el Complejo Deportivo-Cultural “La Petxina”.

Más información en la página web del Complex Esportiu-Cultural La Petxina.